Gestos

Atardece entre la costa y el horizonte

Son los gestos los que conmueven al hombre. 

 

Son su expresión,  

la que nace del alma,  

la que brota y se derrama en todas direcciones. 

 

Multicolor. 

 

El gen y la Gracia que nos impulsa a ser, a compartir, a vivir, a serenar.  

A amar, a poner en una palabra 

y manifiesto… el sentido de estar aquí. 

 

Sanguijuelas de cristal 

que absorben los avatares de la vida  

en una inspiración, 

 

que entregan la esencia transparente que albergamos  

con la gratitud del fuego,  

con el sentimiento en flor germinado…  

                   en aquella expiración entregada. 

 

Versos, sones, espíritu y emociones. 

 

Luz divina, miro al cielo… 

y la gratitud me recorre, me llena, 

resuena en mi interior, 

como un beso dulce,  

como una palabra dicha desde el alma,  

en silencio. 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 09/02/2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *